El origen de los zapatos de tacón

En nuestras zapaterías en Murcia, los zapatos de tacón siempre se han vendido muy bien. No en vano, los tacones altos son considerados muy importantes en la moda en todo el mundo. Los calzan las mujeres que buscan elegancia y unos centímetros más de altura, no obstante, hay evidencias de que este tipo de calzado surgió con propósitos muy diferentes.

Así nacieron los zapatos de tacón

Aunque no se sabe exactamente quién creó el tacón alto, es posible encontrar una versión primitiva en los murales del antiguo Egipto que datan del año 3500 a.C., siendo el calzado que usaban sólo las clases altas.

Ya en la Edad Media, apareció una especie de calzado con suela de madera, considerado el verdadero precursor de los tacones altos.

La función de estos tacones altos era mantener alejados del barro y otros escombros de las calles los materiales caros y frágiles de los zapatos bajos que eran usados por la nobleza, tanto por hombres como por mujeres.

Posteriormente, en Turquía, alrededor del año 1400, los zapatos de plataforma chopine se hicieron populares en toda Europa, siendo usados sólo por mujeres. Algunos zapatos de tacón eran muy altos, de hasta 40 centímetros, de hecho, algunas mujeres necesitaban bastones o la ayuda de sirvientes para ponerse de pie.

Los venecianos, a su vez, fueron los responsables de transformar la pieza y hacerla más lujosa, siendo un símbolo de estatus, riqueza y posición social.

Alrededor del año 1500, los zapatos comenzaron a fabricarse en dos partes separadas: una parte superior más flexible y una suela más dura y pesada.

En esa época, este modelo de zapato de tacón alto fue difundido por jinetes, tanto hombres como mujeres, que lo utilizaban para montar.